El Origen del Pueblo Mapuche

Hoy está generalmente aceptado que el pueblo mapuche tiene una data de más de 12.000 años.

Respecto de su origen, el pueblo mapuche tiene un planteamiento propio, basado en su lengua, el mapuzugun.

Según la cosmovisión mapuche no existe un origen definido y determinado como suele pensar el mundo occidental. Su existencia ha sido una permanente presencia, bajo la palabra “El” que significa “dejado” y Elgeyiñ, que significa “nos
dejaron”. Hoy el pueblo mapuche originario permanece en sus tierras, particularmente en la Región de la Araucanía.

La cosmovisión Mapuche

La cosmovisión mapuche es un gran todo integrado, donde las cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego), al cual el mapuche identifica como 4 personas kuze (anciana), fücha (anciano), ülcha (doncella), weche (joven hombre), plantean un sólido pragmatismo. Solo la convergencia de estos cuatro seres permite la vida humana: “müñal ta txawüluwi ta meli newen, fey ta mülekey mogen”, principio que traducido al castellano significa “solo cuando se juntan las cuatro energías hay vida humana”.
Con todo, la idea de una triada es el resumen de un mundo mapuche fascinante, donde el cielo se denomina Wenu Mapu (la tierra de arriba), donde están las energías positivas. La tierra propiamente es el Nag-Mapu (la tierra de abajo) y es vista como la convergencia de la energía positiva y negativa, donde se explicita el Az-Mapu que corresponde al código de ética del pueblo mapuche y el Minche Mapu (la tierra subsumida-escondida) desde donde provienen las energías negativas.

El Eclipse para la cultura Mapuche

El pueblo mapuche tiene una visión ancestral del universo a través de la observación de procesos astronómicos. El cielo para el mapuche es una entidad física que tiene energía y donde se van a vivir los que vinieron a pasar por la tierra. La trascendencia es parte del proceso natural del mapuche en la tierra.

La denominación astronómica de las fenómenos proviene de la evolución lingüística y el paso de los años. Así, se ha denominado al sol Antü, a la luna Küyen, a las estrellas Wagülen y a las constelaciones Txawün Wagülen. A los eclipses de sol les llamaron Lan Antü, que se traduce como “la muerte temporal del sol”, y los eclipses de luna, le llamaron Lan Küyen, la muerte temporal de la luna.

Por concepción astronómica el eclipse solar era más malo que el lunar porque el sol tiene mayor relevancia que la luna en el proceso de desarrollo vital del pueblo mapuche: el sol es el origen y una de las fuerzas esenciales en la cosmovisión, el fuego (Kütxal).

En la cosmovisión mapuche el eclipse es entendido como la muerte temporal del sol, un proceso que trae consigo una serie de cambios en la tierra, asociados a las más diferente manifestaciones naturales.

¿Qué es un Eclipse?

Cómo ocurre un eclipse solar:

Un eclipse solar es el fenómeno astronómico que se produce cuando la Luna oculta al Sol visto desde la Tierra. Esto ocurre cuando el Sol, la Luna y la Tierra están alineados. Dicha alineación coincide con la luna nueva e indica que la Luna está muy cerca del plano de la eclíptica (línea por donde pasa el sol). Los eclipses pueden ser totales, si la luz solar es totalmente ocultada por la Luna, anulares y parciales, si sólo una parte del Sol es tapado.

Si la Luna tuviese una órbita perfectamente circular, estuviese más cerca de la Tierra y en el mismo plano orbital, habría eclipses totales cada luna nueva. Sin embargo, puesto que la órbita lunar tiene algo más de cinco grados de inclinación respecto de la órbita terrestre, su sombra no cubre generalmente la Tierra.

Los eclipses totales son poco frecuentes porque la sincronización de la luna nueva con la alineación de la Luna, el Sol y un observador en la Tierra tiene que ser exacta. Además la excentricidad de la órbita de la Luna a menudo lleva a esta lo bastante lejos de la Tierra como para que su tamaño aparente no sea lo suficientemente grande como para bloquear al Sol por completo. La totalidad sólo se da a lo largo de un estrecho camino sobre la superficie de la Tierra trazado por la sombra lunar.

A pesar de que los eclipses son fenómenos naturales, en algunas culturas antiguas y modernas se explican por causas sobrenaturales o se consideran malos augurios. Un eclipse total puede ser aterrador para personas que no son conscientes de su explicación astronómica, ya que el Sol parece desaparecer durante el día y el cielo se oscurece en cuestión de minutos.

Dado que mirar directamente al Sol puede provocar daños permanentes en los ojos o ceguera, para observar un eclipse solar se utilizan protecciones oculares especiales o técnicas de visión indirecta. Es, en teoría, seguro ver la fase total de un eclipse a simple vista, sin protección. Sin embargo, es una práctica peligrosa, ya que la mayoría de las personas no está entrenada para reconocer las fases de un eclipse, que pueden durar más de dos horas mientras que la fase total solo llega como máximo a los siete minutos y medio y es con frecuencia más corta.

Precauciones a la Hora de Ver el Eclipse

Recomendaciones generales:

Como recomendación general, con eclipse y sin eclipse, NO debes mirar el Sol de forma directa. La luz del Sol puede dañar severamente tus ojos.

Para observar el eclipse, debes utilizar lentes especializados que poseen un filtro que bloquea los rayos dañinos del Sol y que cuenten con la certificación ISO 12312-2.

El filtro no solo reduce la luz solar visible a niveles seguros y cómodos, sino que también bloquea la radiación solar ultravioleta e infrarroja.

Los lentes especializados se deben adquirir exclusivamente en el comercio establecido. Los que se venden en el comercio informal o virtual, podrían no contar con la certificación ISO 12312-2 o tener un sello falso de autentificación.

Antes de usar los lentes, verifica que el filtro esté en perfectas condiciones, sin daños, rayaduras ni perforaciones y que no tenga más de 3 años.

Los niños deben ser supervisados por un adulto en todo momento. Idealmente por alguien que sepa del tema, pertenezca a un club de astronomía o sea un funcionario municipal que haya sido capacitado.

Lo que NO debes usar

Los lentes de Sol comunes NO sirven para observar el eclipse solar.

También es peligroso mirar el Sol a través de una cámara de vídeo o fotográfica, teléfono inteligente, binocular, telescopio o cualquier otro dispositivo óptico sin que tenga un filtro solar certificado para este uso.

Los filtros hechos en casa, como por ejemplo un vidrio ahumado, no sirven para mirar el sol. Tampoco una placa de radiografía, ya que ninguno de estos elementos protegerá tus ojos del daño de la luz ultravioleta e infrarroja.